volunturismo

¿Volunturismo, una alternativa solidaria o un montaje empresarial?

El caso del volunturismo, junto al voluntariado tradicional es una tendencia. Seguida sobre todo por jóvenes menores de 30 años miembros de la generación Millenial y de la Y. Bombardeados por propaganda se les motiva a marcar la diferencia. Al querer hacer de este mundo un lugar mejor, se lanzan a la aventura y visitan países en desarrollo en aras de ayudar.

Pero existe un peligro. Muchas de las empresas que proponen este volunturismo esconden intenciones nada comprometidas con el planeta. Además cobran unas cantidades desmesuradas aprovechándose de las motivaciones humanitarias de los proyectos que presentan. Tráfico humano, abusos sexuales, obstáculos al desarrollo de las economías locales son algunos de los graves problemas que puede acarrear esta nueva tendencia.

En este artículo exponemos la evolución del concepto de voluntariado y como ha llegado al volunturismo.

Evolución del voluntariado internacional al volunturismo.

1) Los años 20: los campos de voluntarios se establecían como un alternativa a las guerras y estaban impulsados por la idea de renovación educativa, rigurosidad religiosa y recuperación de desastres.
2) Los 30: fomentar el entendimiento internacional en la importancia que tenía cooperar y reconstruir las áreas más devastadas por la guerra y promover la paz.
3) De los 40 a los 60: apoyar a las colonias en su proceso de independencia. Sobre todo, con ayuda de emergencia y apoyo económico. La responsabilidad de las naciones desarrolladas en la situación de las pobres acabó por pesar en las mentes de los gobernantes del primer mundo. Se empujaba hacia la cooperación y el desarrollo a través de la potenciación del conocimiento técnico. Fue el momento en que se empezó a pensar en los más jóvenes para hacer de voluntarios. Éstos estarían más dispuestos a sacrificarse. Gracias a su educación en cultura de otras naciones cada vez eran más demandados.
4) En los 70, los jóvenes ya eran esenciales.
5) Ya en los 90 comienza a pergeñarse la idea del volunturismo a través del turismo contra la pobreza. En realidad, para muchos, más que promocionar un turismo que ayude, las empresas presionaron hacia ese turismo soñado por todo occidental. Sociedades menos avanzadas como necesitadas y como atracción turística a la vez. El volunturismo ha nacido.

Solución al dilema

Lógicamente, la responsabilidad yace en la capacidad del “volunturista”. Para discernir que es una estafa que solo busca el beneficioempresarial.  O cuál quiere combinar una responsabilidad social corporativa con unas vacaciones en condiciones. Este documental de Chloé Sanguinetti sigue a unos volunturistas para probar que la parte solidaria del trato, no lo es tanto.

También existe la posibilidad de leerse este extenso artículo sobre la empresa de volunturismo Fathom y la experiencia de un redactor de la revista Vice. La profundidad del análisis proporciona todos los datos para juzgar. Desde el punto de vista de Wholengo, es difícil discernir, pero desde luego hay mucha necesidad de transparencia si de verdad se quiere ayudar a las comunidades a las que en principio se ayuda.

Dejar un comentario