Alex kiribil wholengo protagonistas scout

Protagonistas en el Mundo social: Álex López, del movimiento Scout a la ONG

En Wholengo nos interesamos por aquellos que están al pie del cañón luchando contra las injusticias y los desastres. Muchos admiran la labor de estos profesionales, que entregan su vida por y para «la causa». Sin embargo, su reconocimiento está lejos de ser el ideal. Creamos esta sección con la entrevista a Gorka Albizu, y ya vamos a otra de nuestras protagonistas. En este caso se trata de Álex López García, un profesional comprometido del mundo ONG. Tras un comienzo en el mundo del voluntariado a través del movimiento Scout, ahora es el administrador de Kiribil Sarea, una red de entidades sin ánimo de lucro de iniciativa social local, que trabajan por la transformación social y el fortalecimiento comunitario a través de programas socioeducativos.

  • ¿Cómo comenzó tu aventura en el mundo de las ONG?

Mientras iba al colegio Escolapios, desde los 8 hasta los 18, participé en el grupo Scout Mikel Deuna. Esto me animó a, una vez en la universidad, mientras estudiaba Administración y Dirección de Empresas, entrar como voluntario en el grupo del casco viejo de Bilbao, Jatorrak Eskaut Taldea. En este grupo fui monitor con chavales y chavalas en distintas franjas de edad. También me encargaba primero de la economía del grupo y después de la coordinación del equipo de responsables.

Después de un par de años compaginando universidad y voluntariado, surgió la posibilidad de entrar a trabajar a media jornada como administrador y captador de fondos en Goitibera, la revista y medio de comunicación del movimiento scout en Euskal Herria. Así comenzó una etapa de 3 años, muy intensa, en los que conjugué universidad, voluntariado y mi primera experiencia laboral. Todo ello relacionado con la gestión, el tiempo libre educativo y las organizaciones sin ánimo de lucro.

Hace 8 años, al terminar esa etapa, me pareció lógico (y me apetecía) desarrollar mi carrera laboral vinculada al tercer sector, y me llamaron de Kiribil Sarea con un proyecto muy interesante y donde tenía la oportunidad de volver a coincidir con personas de mi etapa como voluntario en el tiempo libre educativo.

Desde entonces compagino mi trabajo allí como captador de fondos y coordinador de programas europeos, con mi colaboración en otros proyectos de voluntariado y participación social.

  • Una pregunta que se plantean muchos antes de colaborar con una ONG ¿qué seguridad tenemos de que una aportación o donativo llega al lugar correcto? ¿Cuál es tu experiencia al respecto?

Debemos tener en cuenta que tanto los fondos que obtienen las entidades sin ánimo de lucro como los gastos e inversiones que realizan están bajo un control constante y es complicado que las donaciones o el dinero público se desvíe a fines distintos a los que se han prometido.

Las organizaciones sociales deben de justificar detalladamente a que dedican cada euro de dinero público recibido a través de subvenciones o ayudas públicas, y que actividades e impacto han logrado. Lo mismo pasa con las aportaciones privadas y donaciones particulares, se ha de explicar minuciosamente donde se han destinado a través de informes y de la asamblea anual.

Las entidades sin ánimo de lucro se esfuerzan mucho en explicar de dónde provienen y a dónde destinan sus fondos con una transparencia total, ya que viven de la confianza que depositan en ellas las personas donantes y las instituciones públicas y privadas.

Evidentemente puede producirse algún fraude, pero el porcentaje de entidades o proyectos fraudulentos es muy inferior al de otros sectores.

De todas formas mi recomendación para las personas cooperantes, voluntarias o donantes es siempre que se impliquen lo más posible en conocer todos los niveles de la entidad/proyecto en el que colaboran. De esa manera conocerán cuáles son los resultados e impactos de sus horas de trabajo o del dinero que han donado. No solo es una forma de asegurarse de que su donación llega al lugar correcto, sino que también les resultará más gratificante conocer como han mejorado o transformado la sociedad.

En las organizaciones pequeñas esto es fácil ya que el acceso a la asamblea y a las personas de la junta directiva o coordinadoras es muy directo, en el caso de las entidades grandes, todas suelen elaborar un detallado informe anual de actividades y de la gestión que recoge información muy precisa de los proyectos realizados y los fondos utilizados.

Colaboración entre sectores

  •  ¿Cómo ves el futuro del mundo ONG?

Creo que el futuro de los proyectos sociales y solidarios va a pasar por la colaboración entre sectores, desarrollándose programas y actividades en colaboración entre entidades sociales del tercer sector, la empresa privada y el sector público.

A pesar de la gran experiencia que tenemos en Euskadi en el trabajo en red entre agentes, estas colaboraciones suelen producirse entre organizaciones del mismo sector, siendo menos común los proyectos que aúnen los esfuerzos y el potencial de entidades sociales, empresas con ánimo de lucro y sector público al mismo tiempo.

En mi opinión, el futuro de los proyectos sociales pasa por colaboraciones estrechas entre ONG, empresas e instituciones públicas, en los cuales cada agente aporte distintas virtudes que aseguren el éxito y la sostenibilidad de estos proyectos.

  • ¿Cuál crees que es el principal problema para que las ONG realicen su trabajo?

Por un lado, obviamente está el problema de la financiación para las entidades sin ánimo de lucro, no solo es que los fondos que reciben no son suficientes para atajar todos los problemas sociales que existen a nuestro alrededor, sino que esos fondos muchas veces no alcanzan para mantener dignamente una estructura sólida y estable o no llegan a las actividades más innovadoras o a los programas piloto.

Por otro lado, las entidades sociales tienen un gran problema para comunicar y dar a conocer sus proyectos y los resultados que obtienen. Normalmente es difícil que tengan hueco en los medios de comunicación tradicionales. Además los rumores y la desinformación desgraciadamente no ayudan a que la ciudadanía conozca bien la realidad social en ciertas comunidades y lo necesaria que es el trabajo de las organizaciones solidarias para la sociedad.

En este sentido las nuevas tecnologías y las redes sociales han sido a la vez un aliado y un enemigo. Por un lado han creado un canal de comunicación directo y prácticamente gratuito a través del cual las entidades sociales pueden dar a conocer sus actividades. Pero están también siendo una fuente y una autopista para los rumores tan dañinos sobre esas entidades y especialmente sobre ciertos colectivos y comunidades.

  • ¿Qué dirías a los ciudadanos anónimos que no colaboran con ellas para animarles a hacerlo?

Creo firmemente que colaborar con un proyecto social (ya sea como persona voluntaria o con una donación), es uno de los ejercicios de democracia directa más potentes que existen. Puedes ayudar a definir como es la sociedad, o mejorar una comunidad con tu colaboración y decisión directa. Además sin los posibles intereses políticos y económicos que podrían evitar esa mejora o transformación.

Además las posibilidades de colaboración, las organizaciones y los desafíos o problemas sobre los que actuar son incontables. Así que sea cual sea tu situación personal, tus habilidades o tus intereses, puedes encontrar una causa u organización con la que colaborar de una forma u otra.

Por último, desde el punto de vista más práctico, debemos ser conscientes de que hay muchas actividades y acciones necesarias en una sociedad. Proyectos que el sector público y la empresa privada no pueden, no quieren o no alcanzan a desarrollar.

Transformación social

  • ¿Algún mensaje que quieras lanzar al mundo en referencia al mundo social?

Me gustaría invitar a la reflexión sobre la importancia de las entidades sociales y sus actividades.

Aunque no estés muy familiarizado con ellas, haz un pequeño ejercicio de pensar en las que conoces y de investigar cuales actúan en tu entorno más cercano. Después trata de imaginar cómo sería tu barrio, pueblo o ciudad sin ellas. Pronto te darás cuenta de que no reconocerías tu comunidad o tu sociedad sin ellas. Que vivirías en un entorno peor sin el trabajo y esfuerzo de estas organizaciones y personas.

Una vez que sabes esto, la decisión de apoyar de alguna forma, sea como voluntaria o donante en una entidad/proyecto social, se vuelve muy sencilla.

  • Cuéntanos alguna experiencia personal, de esas que hagan que merezca la pena trabajar en este campo

Lo mejor es ver la evolución positiva a largo plazo en las personas destinatarias de nuestros programas. Y la transformación social de los barrios y comunidades en las que intervenimos.

Cuando te das cuenta de que logramos un impacto positivo y duradero, aunque sea pequeño, sabes que el esfuerzo ha merecido la pena.

  • Aunque por desgracia experiencias negativas también habrá…

En mi caso es muy frustrante, no poder desarrollar finalmente un programa o una acción en la que crees y a la que has dedicado muchas horas de diseño y planificación. Sobre todo, porque no conseguimos los fondos necesarios.

Se hace duro pensar, que aunque tienes una buena idea, las personas destinatarias, el conocimiento y las metodologías necesarias y las personas profesionales adecuadas para implementar un proyecto social beneficioso para una comunidad, no puedas hacerlo por falta de recursos económicos.

El testimonio de Álex López García nos muestra en un análisis  del estado del mundo de las ONG. Por ello, desde Wholengo queremos ser el altavoz de todo lo que tú quieras mostrarnos, lo que no se sabe, lo que nunca se lee en los medios. Así que te animamos a participar. Cuéntanos tu experiencia dentro de una ONG, como cooperante, profesional, ayudante,… y nosotros te ayudamos a difundirla.

Ponte en contacto con nuestro equipo para DA VOZ A LOS QUE SUFREN.

Dejar un comentario